lunes, mayo 04, 2009

Reflexion

Alineación al centroCada dia que ha pasado
deja una huella en nosotros
lo hecho bueno o malo
nos marca ya para siempre
y es de ser coherente
aprender de los errores
y disculparse tambien
eso, siempre procede.
De tantas cosas vividas
aprendi en mi propia carne
no se puede jugar
aunque lo haga otra gente
hay cosas que hay que valorar
y pelear lo indecible
por lo que es importante
solo asi se llegara
a un estado muy especial
en el que permaneces indiferente
a lo que ya no te interesa
y te permita cuidar
aquello que realmente deseas
El amor, no es ajeno a esto
y hay que ser muy sincero
estar preparado para reproches
que parecen sin sentido
pero que un contexto mas amplio
pueden ser certeros y mortiferos
aprendamos, respetemos
valoremos y cuidemos
el amor es muy especial
y hay que tratarlo con cariño
asi intento llevar mi vida
porque existe un objetivo
y lo demas, aunque no da igual
es secundario en principio
puesto que asi quiero vivir
y porque asi lo he decidido

6 comentarios:

laura dijo...

Es bueno tener las cosas asi de claras, es la unica manera de conseguir lo que se desea, con decision y fortaleza y si ademas las personas de alrrededor estan contigo, es mucho mas facil

Besos guapo!!

Indra dijo...

Buena elección de vida.
El amor es el motor del mundo.
Otro besote?

Catman dijo...

No es tan sencillo como parece, es una labor constante y que no puede convertirse en rutina, pero si que es bueno tener claro lo que se quiere Laura.
Besos guapetona

Elegir, no siempre es acertar, pero la vida es asi, se toman decisiones y se apechuga, yo he tomado la mia, y ojala salga bien
otro besote

raquel dijo...

jo tambe dessitjo que les teves decisions siguin les encertades i tot sigui perfecte tal i com et mereixes. Molts petons raquel

Capri dijo...

Pues pasame la receta xk yo no lo consigo¡¡¡¡¡¡¡

besos

Catman dijo...

Moltes gracies Raquel
Molts petons

Veré quepuedo hacer querida Capri :)
besos

Bienvenido, ahora estás en El Tejado del Gato, ponte comodo y espero que disfrutes de la visita