Sonámbula

Por una calle iluminada
por farolas espaciadas
en el silencio nocturno,
caminaba.
Llovia ligeramente
empapando su pijama
no era consciente de nada
miraba sin ver.
llegó hasta donde quería
y se detuvo en silencio
moviendose felinamente
ejecutaba ejercicios de tai chi
sino la conociera, diria
que no eran horas para eso
pero tras ella vigilante
por si despertaba en algun momento
la miraba, moviendose
bajo una lluvia que calaba
su ropa pegada a su cuerpo
y continuaba sus movimientos
un largo rato observando
sus pies desnudos sobre la hierba
y acabo, siempre en silencio
la oscuridad me ocultaba
y girandose desapacio
bajó el sendero anterior
caminaba.
Tras ella continué
en un respetuoso silencio
la acompañé, de cerca
por las calles aun oscuras
hasta llegar al portal
abrió y subió al ascensor
yo por las escaleras corriendo
entre en casa y cerré la puerta
y enseguida ella abrió
entró, sus ojos cerrados
y caminó hasta la cama
y yo desesperaba
algun dia no me despertare
y si algo le pasa?
me quede sentado ensilencio
unos minutos, a solas
hasta que entre a taparla
su pijama empapado de agua
la desperté, suavemente
cariño, estas muy mojada
y ella consciente ya
me miraba desconcertada
abrazandome se puso a llorar
que he hecho? porque estoy tan mojada
y no sabia que decir
solo la desnudaba
la seque con gran cuidado
mientras ella desconsolada
derramaba sus lagrimas
la arropé nuevamente
mientras la acariciaba
descansa, duerme un poco
ahora no pienses en nada

Basado en el relato de Miguel Gonzáles Aranda, que podeis leer
en este enlace: http://miguelgonzalezaranda.blogspot.com

Comentarios

Miguel González Aranda ha dicho que…
Hola,

¿Molestarme? todo lo contrario.
Es un placer que te haya inspirado en tu poema.

Un saludo y gracias por tu visita.

Miguel González Aranda

Entradas populares de este blog

Mujer madura

Mujer

Tiempo de Angustia