Y no doy una a derechas


A veces es bueno el silencio,
nos permite escucharnos, por dentro.
Pensamientos que retruenan,
a veces quejosos, otras agoreros
y alguna que otra vez, revelan secretos.
Descubrir que uno puede no ser perfecto,
aunque otros aun no vean, como son ellos.
No es ningun consuelo, al menos para mi
pero si me permite ver, lo que fui.
Camino, dando pasitos cortos
en un mundo ajeno a mi, ya no conozco
tantas cosas me he perdido, sin saber
que ahora me siento solo, a más no poder.
Pero no me asusta ese jaleo,
ni la impersonalidad que veo
a mi alrededor, por eso escribo,
lo que muchas veces pienso,
aunque no lo entienda nadie mas que yo,
es una especie de purga, conmigo mismo
que me hace sentir mejor,
los que escriban, me entenderan
estos dias, han sido tristes, frios
aunque para muchos fueran fiestas
para mi fueron lo mismo, silencio
soledad, tristeza, desamor, todo en uno
y no lo venden en ferreterias
sino que en realidad, lo produce uno mismo
hay que ver, que tan cerca de los 50
aun parezca un cateto, y no de una a derechas

Comentarios

Mencía ha dicho que…
Como dice Montero ... he aprendido a callarme cuando me quedo solo

Y ese aprender a estar en silencio con nosotros mismos es lo que permite sentir y decir cosinas como las que escribes.

Y no creo que seas el único que te entiende, al leerte he reconocido parte de mis pensamientos.

El ser tolerante con nuestras imperfecciones o errores es la mejor actitud para escucharnos por dentro.

Besos de martes :D

Entradas populares de este blog

Mujer madura

Mujer

Tiempo de Angustia