jueves, diciembre 27, 2007

Un reflejo roto, en un charco pisado
por pies que se alejan en la oscuridad
silencio que cala, en la noche profunda
contrasta con el murmullo de la ciudad

una luna, redonda, se dibuja en el cielo
mira hacia abajo, con curiosidad
pequeños humanos, siempre corriendo
en grupos, parejas, y hasta en soledad

la prisa, el desenfreno que a todos provoca
la urgencia, el trabajo, la necesidad
de vivir, de buscar a veces desesperado
una caricia, un beso, que te hagan soñar

1 comentario:

black wasp dijo...

la noche nos hace más pequeños...

Bienvenido, ahora estás en El Tejado del Gato, ponte comodo y espero que disfrutes de la visita