En mi soledad


tomandote entre mis manos
me quemo, me abraso
pero no dejo de asirte
te sorbo lentamente
ardiendo internamente
y tu aroma me pervierte
el sabor intenso y placido
me domina y me excita
de manera fortuita
te derramas en mi mano
quemando mi piel
y no la aparto por nada
y en el fondo al terminar
quedan placeres que no quiero agotar
y mañana repetire
para poderme despertar
solo son instantes
que recuerdo todo el dia
en mi soledad paciente
te preparo con alegria
y en el fuego que alimento
hasta hacer que bullas por dentro
para volver a empezar
con tan ancestral rito

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
mmmmm, me ha encantado este, si, mucho.
Un beso.

Entradas populares de este blog

Mujer madura

Mujer

Tiempo de Angustia